Cor-ticos, poli-ticos

noticortos8 150x150 Cor ticos, poli ticosLa encuesta Unimer, publicada el fin de semana pasado movió las aguas electorales. Es ahora evidente que iremos a una segunda ronda, en la que participarían 3 fuerzas técnicamente empatadas al día de hoy: el FA, el ML y el PLN. La encuesta confirma tendencias que ya se habían manifestado en las anteriores. El ML y el FA suben en forma sustancial, mientras el PLN cae también sustancialmente. Y hasta ahí llega la utilidad de las encuestas, que no ofrecen mucha información sobre el caudal electoral posible para cada partido. El margen de error de la encuesta Unimer, la más sólida hasta el momento, es de más o menos 2,5%, es decir, pueden darse diferencias hasta de un 5%, o 150 mil votos; o casi 100 mil, si se excluye un 35% que posiblemente no acudirán a votar.

Legitimidad. La atomización de la política que se ha dado en años recientes conlleva un factor de ilegitimidad. Se estima que un 35% no acudirán a las urnas, lo que implica que lo hará un 65%  o aproximadamente 1.950.000. Se requiere un mínimo de 780 mil votos para ganar las elecciones. Esto es, un 26% de los votos inscritos en el registro electoral, insuficiente para respaldar grandes decisiones sobre los cambios que demanda el país.A partir del 2014, no importa quien gane, tendremos un gobierno de minoría.

¿Ottón Solís inconsistente? Ha salido en defensa del Frente Amplio, porque otros políticos han acusado de chavista a José María Villalta. Ottón también se declara, en una entrevista televisiva, afín al FA y a una posible unificación partidaria del PAC con esa agrupación. Todo esto sorprende, porque fue Ottón el que usó el término chavistas para descalificar a un sector de su partido, precisamente los que lo pusieron al lado afuera del mecate, en una importante reunión interna.

¿Frente Amplio chavista? Siempre se ha creído que lo es, pero su candidato José María Villalta parece pensar que no es políticamente aceptable presentar esa imagen al electorado. La carta que ha sacado a la luz pública el doble candidato (a presidente y diputado) del PASE no podía ser más contundente: “Comandante Chaves, tu vida ejemplar y sacrificio iluminarán nuestra lucha por el socialismo del Siglo XXI” “Ahora más que nunca, vamos con Chaves”. Más claro no canta un gallo. Villalta lo sigue negando, pero sus argumentos son débiles, sino hipócritas. En declaraciones a la prensa, señala como sus referentes a Manuel Mora, Carlos Luis Fallas y Carmen Lira, figuras descollantes de la política y de las letras, pero todos ellos comunistas. No menciona Villalta a grandes luchadores de la izquierda democrática, como el General Volio, Dengo, el expresidente Alfredo González Flores, o Barahona Estreber quien impulsó y escribió las leyes de las garantías sociales.

¿Acuerdo político? El país clama por transformaciones de fondo, entre ellas un cambio sustancial de la institucionalidad pública. Parecería existir un acuerdo y actitudes propicias para un entendimiento multipartidario. Los debates sugieren algún nivel de consenso en temas como empleo público, reforma institucional, infraestructura y crisis fiscal. Sin embargo, nadie parece estar dispuesto a cargar con el costo político. Las perspectivas no son alentadoras si pensamos en lo que será el próximo congreso, posiblemente más atomizado en su representación política que el actual.

Presidente Chinchilla con mala imagen. La encuesta Unimer que sacudió el entorno político, también nos dice que “Chinchilla arrastra nota roja en la recta final de su labor”. Un 61% de la población considera su gestión mala o muy mala y solo un 11% piensa que es buena o muy buena.

Oscar Arias critica a Laura. En declaraciones a un medio radial, dice que “Ella decidió distanciarse de lo que yo venía haciendo, lo cual me causó una enorme sorpresa porque, en honor a la verdad, en el 2010 la mayoría de los costarricenses votó por ella para darle continuidad a la política que nosotros pusimos en marcha”. Nunca sabremos cómo habría sido su gestión si hubiera decidido mantener las grandes directrices de la administración Arias Sánchez, aunque algunos indicadores se han deteriorado y se siente un vacío de poder que lo llenan las manifestaciones callejeras.









Deje una Respuesta