Descansos durante la jornada de trabajo

Además del descanso semanal, descanso entre jornadas, vacaciones anuales, y días feriados, dentro de la jornada de trabajo diaria  se dan otros descansos que por lo general deben ser pagados.

Uno de los conceptos que debemos conocer para entender estos descansos y la obligación de remunerarlos, es el de tiempo de trabajo efectivo. Este es el tiempo en que un trabajador permanece a las órdenes del patrono o no puede salir del lugar de trabajo durante las horas de descanso y comidas.

En estos casos, como una consecuencia directa de ese “permanecer a las órdenes del patrono” los descansos que se otorgan a los trabajadores son pagados, y por circunstancias de la empresa pueden ser llamados durante esos descansos a laborar, si existen razones que así lo justifiquen.  Por decirlo de alguna manera coloquial, el tiempo de esos descansos es del empleador, porque está pagando por él, de manera que el trabajador se mantiene en una especie de disponibilidad obligatoria.

El otro concepto que se debe conocer es el de la diferencia entre una jornada continua y una discontinua.

Se le llama jornada continua aquella en que el trabajador cumple sus ocho horas diarias con la sóla interrupción de un descanso de media hora. Esa media hora de descanso es la que normalmente se toma para alimentarse durante la jornada, y recuperar fuerzas y concentración. Entonces, en realidad, la jornada de trabajo ordinaria es de siete horas y media, más los treinta minutos de descanso. Pero por una ficción legal, se reputan esos treinta minutos como tiempo efectivo de trabajo, como lo dijimos antes.

La jornada diaria de ocho horas puede fraccionarse en dos medias jornadas, con solo aumentar el tiempo de descanso para alimentación en más de treinta minutos, y siempre que el trabajador no esté obligado a permanecer en la empresa.  El efecto de ese aumento de algunos minutos en el tiempo de descanso transforma la jornada de continua en discontinua, lo que convierte el tiempo de descanso en un verdadero desconecte del trabajador de sus funciones. Es decir, ese descanso ya no es tiempo efectivo de trabajo, y por lo tanto, no es remunerado, no se paga. Bajo estas circunstancias, las dos fracciones o medias jornadas pueden llegar a ser ocho horas reales de trabajo, sin ficción de por medio, como sucede con la jornada continua. Ese tiempo de descanso superior a los treinta minutos es completamente tiempo del trabajador, en el que no debe ser llamado a realizar ninguna labor.

Es importante subrayar la importancia que durante ese tiempo de descanso mayor a treinta minutos, el trabajador no esté obligado a permanecer en la empresa. Lo contrario puede significar que a pesar de superar los treinta minutos de descanso, se repute como tiempo efectivo de trabajo, y más bien el empleador puede verse obligado a pagar por cada día laborado media hora extraordinaria de salario.  Conozco algunas sentencias que así lo han dispuesto, sobre todo en establecimientos en donde los empleados no tenían comedores, ni tampoco lugares cercanos para procurarse alimentación y descanso real. Es decir, aun cuando disponían de más de treinta minutos para almorzar, estaban en la realidad obligados a permanecer en las instalaciones de la empresa. Los Tribunales han declarado que esto es tiempo efectivo de trabajo.

Tradicionalmente en algunas empresas acostumbran a concederse a los trabajadores lo que se conoce como “tiempo para el café”. Esta no es una obligación proveniente de la ley, sino más bien una gratuidad que concede el empleador. En algunas ocasiones se concede pagada, en otras no. En el sector construcción es generalizado su uso, y en la mayoría de los casos es tiempo pagado.

No es un derecho proveniente de la ley, pero se puede convertir en un derecho si se ha adoptado como costumbre. La costumbre también crea derechos a favor de los trabajadores.

Hay una excepción al descanso durante la jornada de trabajo y corresponde a los trabajadores que tienen una jornada de hasta doce horas diarias, por no tener supervisión directa e inmediata.  Estos trabajadores tienen derecho a un descanso de hasta una hora y media diarias.

Por último, recordar que entre jornada y jornada el descanso nunca debe ser inferior a doce horas, y que el descanso semanal debe ser de un día de descanso absoluto, que se debe computar desde las 00:00 horas hasta las 24:00 horas del día siguiente. El descanso semanal no son 24 horas naturales.

acarro@central-law.com

Asesor Laboral Corporativo

 

 

, Descansos durante la jornada de trabajo, http://www.crhoy.com/descansos-durante-la-jornada-de-trabajo/, http://www.crhoy.com/noticias/opinion/feed, CRHoy.com | Periodico Digital | Costa Rica Noticias 24/7 » Opinión, ,
CR Hoy Noticias, 5, cr-hoy-noticias


  • Deje una Respuesta