¿Dónde debe aplicar la Asamblea Legislativa la tijera o el bisturí al presupuesto del gobierno?

Tengo una formación sistémica, que me obliga de vez en cuando a comentar sobre temas que trascienden el ámbito laboral, pero que son conexos y de innegable realidad.

Eso sucede en esta ocasión con el déficit fiscal; no es de mi especialidad, pero la afecta sin duda alguna de manera importante. ¿O es que creemos que el creciente déficit fiscal no va a afectar el empleo, los salarios y la inflación?

Desde el año 2008 y hasta la proyección que ha emitido el Ministerio de Hacienda para el año 2015 la diferencia entre el gasto del gobierno central y sus ingresos habrá aumentado de cero a casi un 7% del PIB. Eso, en plata blanca, es un endeudamiento de los once mil diablos que obliga al gobierno a socarse la faja, porque sus consecuencias son nefastas para todos los ciudadanos de este país.

El Estado no tiene toda la plata del mundo; tiene limitaciones, como cualquier organización social, y lo que tiene que hacer es racionalizar el gasto actual, y sobre todo su proyección de crecimiento.

La semana pasada, en esta columna, me referí a las nuevas formas de medir el desempeño de los trabajadores, y tangencialmente mencioné el caso de la medición del desempaño de las organizaciones o instituciones del Estado.

Hoy que se discute en la Asamblea Legislativa el presupuesto del año 2015, y que hay voces como la de la Contralora General de la República, la del Diputado Don Ottón Solís, la de diferentes cámaras de empresarios y trabajadores, expresidentes de la República, reconocidos economistas y académicos, que abogan por un recorte sustancial en el presupuesto, me parece del todo conveniente volver los ojos a criterios objetivos de productividad, e impacto para escoger con bisturí o tijera, en cuáles sectores y en cuáles instituciones debe ser mayor el recorte.

Es decir, si hay que aplicarle tijeras al gasto, que se haga en aquellos sectores y en aquellas instituciones en que es manifiesta la ineficiencia y la ineficacia en el cumplimiento de los objetivos institucionales.

Si los recursos del Estado son hoy más escasos que hace ocho años; o si se quiere ponerlo de otra forma menos alarmista, si en la coyuntura actual es necesario ser mucho más prudentes en la manera como el gobierno gasta el dinero de nuestros impuestos, que se asigne el dinero con criterios objetivos de eficiencia y efectividad.

Las organizaciones o instituciones que no están cumpliendo sus metas y objetivos institucionales estratégicos, merecen menos dinero que aquellas que están consiguiéndolo eficaz y eficientemente.

No se deben premiar las organizaciones ni los proyectos mediocres, sino aquellos que agregan valor a nuestro desarrollo estratégico y que impactan de manera real a la sociedad en que vivimos.

Ahí debe aplicarse la tijera o el bisturí al presupuesto para el año 2015, y para los siguientes.

Acarro@central-law.com
Asesor Laboral Corporativo

, ¿Dónde debe aplicar la Asamblea Legislativa la tijera o el bisturí al presupuesto del gobierno?, http://www.crhoy.com/donde-debe-aplicar-la-asamblea-legislativa-la-tijera-o-el-bisturi-al-presupuesto-del-gobierno/, http://www.crhoy.com/noticias/opinion/feed, CRHoy.com | Periodico Digital | Costa Rica Noticias 24/7 » Opinión, ,
CR Hoy Noticias, 5, cr-hoy-noticias


Deje una Respuesta