El PLN está muerto

Desde hace tiempo el partido Liberación Nacional es un cadáver insepulto.

Lo que queda de su glorioso cuartel es, por dentro, una oficinita con cuatro fantasmas que sobreviven gracias a la inercia de su prestigio.

Y por fuera, miles y miles de ciudadanos desengañados que durante los últimos años apostaron por ese partido para un mejor futuro pero que, al final, quedaron como crías sin mama.

En sus mejores momentos, el PLN fue la turbina que dio luz a nuestra primavera institucional. Era el Liberación Nacional infatigable con una gran dinámica de partido a través de seminarios, conferencias, encerronas y catarsis para actualizarse, refrescar ideas, gobernar y darle el mejor perfil a una Costa Rica en crecimiento.

Y era el PLN de hombres de fuste y agallas que proponían iniciativas revolucionarias en campos como el de la energía, la vivienda, la banca, la seguridad social y las telecomunicaciones teniendo en mente, la mayor parte de las veces, el interés nacional.

Pero hace muchos años ese sueño de hadas se acabó. Al modelo de país que el PLN venía amasando se le metió como nunca el virus de la corrupción, de la disidencia malsana y del canibalismo político. Y nos jodió a nosotros como pueblo, y se jodió a sí mismo como partido.

Fue entonces cuando de turbina para el desarrollo nacional se redujo a maquinita de hacer votos, y de catedral a carpa, invadida de oportunistas de paso que cada cuatro años reviven su memoria, mas no sus hazañas en un país ávido de ellas.

Luego, al igual que los demás partidos de aquí y de allá, el PLN fue presa inexorable de la vorágine de desprestigio en que cayó la política como un todo hasta convertirse en uno más del montón; sin alma, sin objetivos, sin nada, y con líderes y jerarcas más ocupados en el negocio personal que en sus deberes con la patria.

El PLN, sin duda, podrá seguir ganando elecciones como las puede ganar cualquier otro partido que goce del privilegio de un encantador de serpientes como candidato. No hacen falta ideales. No hacen falta propuestas. Que sea “pico de oro”, cante rancheras y ande en tenis es más que suficiente.

Por eso, no deja de llamar la atención que algunos de quienes hoy hablan de una renovación del PLN sean los mismos que, a su paso por el Gobierno, lo echaron a perder. ¿Será que les gustó el confite y quieren volver? Me parece que lo primero que tienen que hacer es irse ellos y dejar que la sangre nueva resucite al partido.

Por lo pronto, al ciudadano le debe quedar claro que ya los partidos no son más el albergue de ideales que alguna vez fueron y de donde partieron reformas y programas de gobierno trascendentales, sino meras instituciones nostálgicas, templos del recuerdo o tumbas abiertas.

ed@columnistaedgarespinoza.com

, El PLN está muerto, http://www.crhoy.com/el-pln-esta-muerto/, http://www.crhoy.com/noticias/opinion/feed, CRHoy.com | Periodico Digital | Costa Rica Noticias 24/7 » Opinión, ,
CR Hoy Noticias, 5, cr-hoy-noticias


Deje una Respuesta