¿Es posible revocar los derechos adquiridos?

En dos oportunidades en este mismo foro he tocado tangencialmente este tema de fondo que definitivamente es escabroso el 9 de enero del 2014  “El Principio protector: pro-operario” y el 31 de octubre del 2013 “El Ius variandi y los derechos adquiridos del trabajador”.

Digo escabroso porque hasta para nosotros los operadores del Derecho Laboral es la pregunta con la que los clientes y  los no clientes lo ponen a uno contra la pared: ¿Verdad que esto es un derecho adquirido?

Por lo general detrás de esta pregunta viene la esperanza de que la respuesta sea afirmativa, y por lo tanto, que las condiciones o ventajas que ese derecho conlleva para el trabajador son inmodificables unilateralmente por el empleador.

Por lo general en esta columna abordo los temas con énfasis en la aplicación de las reglas al sector privado, aunque debo confesarlo, muchas de las consultas y comentarios de los lectores provienen del sector público.

Hoy quiero ensayar una regla práctica que sirva a trabajadores y a empresarios, sean del sector privado o público, a distinguir las características de un derecho adquirido. Lo intentaré realizar a la luz de la noticia de que el Ministro de Trabajo y Seguridad Social y el Ministro de Hacienda han decidido echarse el pleito de ponerle tope a casi un millar de pensiones con cargo al Presupuesto de la República. La decisión aplica a partir del mes de setiembre, e implica que quienes tienen pensiones superiores a ?2.3 millones las verás disminuidas hasta este tope máximo.

El fundamento: existe la ley No.7858 promulgada desde 1998 que establece un máximo para todas las pensiones con cargo al presupuesto, fijado en 10 salarios iguales al de un misceláneo 1, el salario más bajo con cargo al mismo presupuesto.

El profesor español Manuel Carlos Palomeque en su 26ava edición de Derecho del Trabajo no habla de derechos adquiridos, pero habla de la “condición más beneficiosa”.  Para él, una cuestión como la de las pensiones debe analizarse a la luz de tres elementos: licitud, voluntariedad y mejora. Es decir, para que se dé una condición más beneficiosa para el trabajador, inmodificable porque se trata de un derecho incorporado contractualmente a su patrimonio, debe ser en primer lugar acorde con el ordenamiento jurídico, legal.

Bajo esta luz, no parece que el millar de pensionados con cargo al presupuesto nacional que disfrutan de una pensión mayor a los ?2.3 millones tengan mucho que discutir, porque a partir de la promulgación de la nueva ley no podían devengar montos que superaran los 10 salarios del misceláneo 1.

¿Qué convierte a una ventaja en el trabajo en un derecho adquirido?

La definición que encontramos en doctrina y en las sentencias de nuestros Tribunales habla de derechos adquiridos cuando un determinado bien o derecho, anteriormente ajeno o inexistente, ingresa o afecta el patrimonio de una persona, de manera positiva. (Sala II Voto 91-2006).

Una de las diferencias sustanciales radica en que la ventaja dependa de condiciones, tales como la temporalidad de la ventaja, o bien, que la ventaja no esté ligada a la persona, sino al puesto. Tal es el caso de un mayor salario por un recargo de funciones. El recargo de funciones puede estar expresamente condicionado a un cierto periodo de tiempo, o bien, a que el trabajador desempeñe las funciones de otro puesto.  Una vez que el tiempo transcurre, o el otro puesto se llena, el recargo desaparece, y con él el mayor salario. No es un derecho adquirido. (Sala IV Voto 10100-2007).

La condición de la ventaja también puede existir por una necesidad de empresa en un momento determinado; tal es el caso de las guardias médicas en el servicio público y privado, así como las horas extraordinarias. En ambos casos no se trata de derechos adquiridos. (Sala II Voto 1195-2013).

La mayoría de los casos que se ventilan en los Tribunales de Trabajo del sector público se analizan desde la perspectiva del derecho adquirido, y tienen que ver con la vigencia de las leyes en el tiempo.

Por el contrario, en el sector privado se analizan desde la perspectiva del derecho a la variación del patrono, conocido como “ius variandi”.

Ya hemos dicho aquí que por regla general cuando las variaciones se dan en los elementos esenciales del contrato como la jornada, el salario o la jerarquía encontramos la resistencia de los derechos adquiridos.

acarro@central-law.com

Asesor Laboral Corporativo

 

 

 

 

, ¿Es posible revocar los derechos adquiridos?, http://www.crhoy.com/es-posible-revocar-los-derechos-adquiridos/, http://www.crhoy.com/noticias/opinion/feed, CRHoy.com | Periodico Digital | Costa Rica Noticias 24/7 » Opinión, ,
CR Hoy Noticias, 5, cr-hoy-noticias


Deje una Respuesta