“Llevale a casa una de 18 años a papá”

En una conocida revista de negocios, nos recibe un comercial de un conocido ron, con el desafortunado gancho con el que titulo esta columna: “Llevale a casa una de 18 años a papá”.

Soy padre de una hermosa niña que, algún día, si ella quiere, será compañera de alguien y será para ese alguien lo mejor, y no entendería nunca que la forma de hacer feliz al padre de sus hijos, sea que estos le lleven “una de 18”.

Es tan desafortunado el comercial de la revista, que no encontré gusto si quiera en husmear entre sus páginas algún dato interesante o reflexión colgada en alguno de sus artículos, porque no logro entender que nadie en la revista, se haya percatado de lo ofensivo, agresivo y patán que resulta este comercial.

Los medios de comunicación y los que de alguna manera influimos en la opinión pública debemos ser sigilosos con lo que transmitimos y mas aún, cómo lo transmitimos. Alguna gente debe pensar que lo importante es llamar la atención y no parece tener el ingenio suficiente para producir un gancho distinto a la insidiosa idea de que a papá, para hacerlo feliz, hay que llevarle a casa una de 18.

La agresión a las mujeres no parece dar tregua y ya bastante sufrimiento soportan cientos de mujeres en la vida real, como para que también, en el absurdo mundo de alguna publicidad, se les agreda. Si a algunos hombres y mujeres les gustan sus parejas más jóvenes, es una decisión personalísima relacionada con el ámbito de intimidad de cada quien. Pero de ahí a “regalarle a papá” una de “18”, hay una gran distancia.

¿Escribo esto pensando en mi hija? Si, seguramente, pero pienso a través de ella en la mujer, en la madre luchadora, pero especialmente en aquella compañera, aquella amiga que ha luchado, 10, 20 o 30 años hombro a hombro con su pareja para sacar a su familia y a su país adelante, para que un día de tantos, “lo mejor” -conforme al diminuto universo de algún publicista- sea “una de 18”.

Pienso en la mujer que se da de trompadas contra un mundo hecho a patadas ( y a mordiscos ) y no a caricias, donde alguien por vender una botella de ron, nos hace pagar a todos -por su evidente falta de imaginación- con esta agresión a nuestras hijas, hermanas, madres y compañeras.

De mi parte, he cerrado la revista.

, “Llevale a casa una de 18 años a papá”, http://www.crhoy.com/llevale-a-casa-una-de-18-anos-a-papa/, http://www.crhoy.com/noticias/opinion/feed, CRHoy.com | Periodico Digital | Costa Rica Noticias 24/7 » Opinión, ,
CR Hoy Noticias, 5, cr-hoy-noticias


  • Deje una Respuesta