Secuelas del Mundial en el tico

El siguiente es el balance final sobre el aficionado tico durante este Mundial.

1- Cada tico envejeció 1.4 años por partido de la Sele visto en la tele.

2- Otros morimos en cada juego.

3- La buena noticia es que el envejecimiento fue “Triple A”: Arrugas, Artritis y Amnesia.

4- Las arrugas se dieron por explosión e implosión faciales según nos fueran a clavar un gol o fuéramos nosotros a meterlo.

5- La artritis porque las manos se nos convirtieron en garras que durante horas se las enterramos a alguien o a algo.

6- La amnesia porque, ante tanta palabrota proferida y cerveza consumida, parte del cerebro se nos pudrió.

7- Principal causa del envejecimiento prematuro detectada: “Histeria colectiva crónica en grado expansivo”.

8- Otras áreas afectadas y sus consecuencias: sistema nervioso (temblorina, espasmos, vahídos); muscular (calambres, renquera, punzadas).

9- Durante el mes del Mundial consumimos 85.587.243 cervezas cuyo efecto cerebral en momentos de paroxismo futbolístico activó en nosotros síntomas latentes de “locura Selemaníaca”. (Nota: Los más “rallados” estamos ya bajo supervisión).

10- Con la primera cerveza adentro, el tico gritaba “¡Viva Costa Rica!”; con la undécima, “¡Birra Costa Rica!”

11- La afección clínica más frecuente tratada hasta ahora ha sido la hipersensibilidad patológica al sonido “o” de goool. El tico lo oye y, así esté en misa, en el cine o haciendo el amor, sale como cachiflín.

12- Caso más extraño detectado en los consultorios médicos durante esta semana: várices en la garganta de los aficionados que más gritaron, tragaron y blasfemaron.

13- En números redondos, se consumieron 120 toneladas de frijoles molidos que, a razón de convertirlos en energía “humanólica”, nos darían un año entero de electricidad gratis. (¡Ojo don Luis Guillermo!).

14- Se consumieron, además, 351 kilómetros de chorizo y 75.8 toneladas métricas de chicharrones, pizzas, hamburguesas, “bocas” de pescado, mariscos y su contraparte intestinal; bicarbonato, analgésicos, sueros, sobos de pegas, laxantes, respiración asistida, antiácidos, té de manzanilla…

15- Los sonidos silábicos más graves escuchados fueron, según su acento tónico,  “pi” y “pu” seguidos respectivamente de las sílabas átonas “cha” y “ta”. Y la frase emblemática por excelencia: “Álbitro malparido” (sic).

16- Zonas orgánicas más afectadas y su causa inmediata: hígado (el árbitro); intestinos ( tiempos extra); arterias coronarias (tiros de penal).

17- La mejor evidencia de que hemos vivido el mundial con intensidad es algún tipo de marca de uñas, dientes, pellizcos, excoriación, raspadura o moretón en nuestra piel o la del prójimo.

18- Quedaremos doblemente endeudados; con la Sele por alegrarnos el alma, y con el comercio por darnos de alma.

19- Y tras el Mundial, el vacío existencial. De la euforia que nos sublima, a la rutina que nos subestima. Todos quisiéramos un mundial cada año.

20- Pero no se vayan que esto todavía no acaba; con la bienvenida que le daremos a la Sele, el “pelón” apenas comienza.

¡Birra Costa Rica!

ed@columnistaedgarespinoza.com

 

, Secuelas del Mundial en el tico, http://www.crhoy.com/secuelas-del-mundial-en-el-tico/, http://www.crhoy.com/noticias/opinion/feed, CRHoy.com | Periodico Digital | Costa Rica Noticias 24/7 » Opinión, ,
CR Hoy Noticias, 5, cr-hoy-noticias


  • Deje una Respuesta